Basado en la amplia experiencia de nuestro equipo en el desarrollo de aplicaciones móviles, la APP que está revolucionando el mercado laboral chileno, compartiremos algunos aspectos fundamentales para tener en cuenta en el momento de desarrollar una APP para nuestra idea.
Una APP es un programa que se puede instalar en el celular del cliente y de esta manera ayuda a mantener la marca muy cerca. El ícono que la identifica, con la imagen de la empresa, siempre estará visible en ese lugar privilegiado que usamos todos los días, además, con solo un clic es posible el acceso inmediato a la información o el servicio.
En la actualidad, nuestro teléfono inteligente se ha convertido en un acompañante inseparable que miramos en todo momento. En Chile, hay cerca de 14 millones de personas que se conectan a internet diariamente y 85% de la navegación se hace a través de un dispositivo móvil. Asimismo, las APP han entrado a formar parte de nuestra cotidianidad y son una oportunidad para que las empresas interactúen con sus clientes en tiempo real.
A diferencia de una página web, las APP están disponibles para su ejecución en forma instantánea, sin necesidad de abrir un navegador, escribir direcciones o usar buscadores.
Cualquier emprendedor o empresario puede pensar en innovar con una aplicación móvil que sume beneficios a su negocio, sin importar su tamaño o sector, algunos son:
-Es útil para la fidelización de los clientes existentes.
-Ayuda a atraer nuevos clientes y a incrementar las ventas.
-Las ganancias pueden aumentar mediante promociones o ventas directas.

¿Listos para empezar?
Antes de comenzar, debes considerar que tu aplicación debe ser: sencilla e intuitiva.
Lo primero que debes hacer es definir bien la idea, identificar qué ventajas aportará y quiénes la usarán.
Una vez que hayas validado la idea, tienes que pensar cómo construirla. Si no tienes conocimientos técnicos, consulta a algún programador con experiencia en el área, como Challwafe App, para evaluar si tu idea se puede desarrollar y cuánto te va a costar.
En función del nivel de complejidad y de la interacción que se requiera con el usuario, la inversión va a variar, pero el desarrollo de una aplicación se puede adaptar a todos los presupuestos, así que si lo necesitas, puedes comenzar con una inversión modesta y poco a poco ir añadiendo funcionalidades adicionales.
Otro aspecto que debes prever es la difusión de la información sobre la nueva APP. Según el portal de estadística Statista, Android tiene 1.5 billones de aplicaciones en el mercado y Apple 1.4 billones, así que es importante destinar una parte del presupuesto a dar a conocer la APP. Para ello, puedes buscar asesoría en especialistas de «marketing» y comunicaciones.
Finalmente, es importante que tengas en cuenta que no todo sale a la primera y que se requieren pruebas, cambios o ajustes.